Cuentos de lucanor

M. Clerecía. En el ámbito castellano nace en el Siglo XIII como el primer movimiento oculto español. Algunas circunstancias sociales colaboraron en su nacimiento: desde la victoria cristiana en Navas de Tolosa en 1212, la guerra va cediendo paulatinamente, posibilitando el crecimiento urbano y la creación de universidades la primera, en Palencia se funda precisamente entre 1212 y 1214, que se suman a los monasterios como foco irradiador de cultura. Además, la ruta jacobea es también atracción para nuevas ideas;y en el IV Concilio de Letrán se promueve, de un lado, la necesidad de que los clérigos se culturicen y de otro, se invita a la evangelización en lenguas romances. El nombre y sus rasgos definidores le viene de la segunda estrofa del Libro de Alexandre. Se caracteriza por la regularidad métrica en el uso del verso alejandrino, la rima consonante formando la cuaderna vía como estrofa modelo. Predomina el lenguaje culto y una sintaxis latinizada. Dentro del Mester de Clerecía está Gonzalo de Berceo y el Libro del Buen Amor.

M. Juglaría. Según colín Smith en los elementos definitorios de la épica son los siguientes: ·un héroe que ha de conseguir una idea y se ve obstaculizado en él, su empresa ·Tal ideal es un ejemplo moral para una comunidad ·El aire tiene contactos de una divinidad de modo que su gesta puede venir empresa providencial ·El mundo es el varonil de la guerra sin cabida para los cortesanos ·Ostenta un tono elevado y sublime.

Hay una serie de teorías sobre el origen de la épica ROMánica ·T. ROMántica París piensa que es reflejo del espíritu del pueblo, Volksgeist, de modo que es una creación colectiva y espontánea entre los siglos VII y IX los soldados cantan en francés, poemas épicos y líricos, sobre hecho histórico llamado cantinelas en el Siglo XII, un juglar une varias cantinela si surge en el 1100 el primer poema épico.

·Teoría positiva: no fue compuesto por el pueblo sino por un autor individual que se dirige por su poema a una clase aristocrática y caballeresca posteriormente llega a manos de los juglares que lo divulgan entre el pueblo para y no existen las cantinelas porque en una invención crítica antes del XII no se puede demostrar que haya nada.

T. Jacobea los poemas épicos ROMánicos son plasmaciones de leyendas eclesiásticas inventadas antes del XII por monjes en un monasterio del Camino de Santiago para atraer público 


aquellos juglares contratados para el caso son los autores de poemas cuyas bases históricas se recogen en las crónicas en latín.

T. Latín es una continuación de la tradición épica Latina qué parte de la Eneida sus promotores eran los guardianes de la cultura impresa los monjes Menéndez Pidal les adujo que el tema fundamental de la épica ROMánica de la venganza de sangre contraria al Derecho Romano además hay un costumbrismo germánico que no aparece y las fuentes latinas

t.
tradicional es trad. En cuanto el poema tiene un autor individual originario tiene forma de cantinela de pocos versos cuando esté empieza a divulgarse se recuerda quién es el autor como ocurre con la poesía popular posteriormente se olvida al autor y las lagunas que no se recuerdan del poema que se reponen mediante nuevas invenciones llega un momento en el que el poema vive a través de variante qué es lo que define la poesía tradicional

MioCid.Se conserva en setenta y cuatro hojas de pergamino de mediados del Siglo XIV, más dos  que son del XV. Consta de 3730 versos, aunque faltan uno o dos folios del principio y  otros tantos del interior, que se han podido reconstruir gracias a las Crónicas de los veinte  reyes. Son muchas las dudas que presenta tanto su datación como su autoría. Ya en el siglo  XVIII, Tomás Antonio Sánchez vio que la lengua era anterior a Berceo; incluso llega a  fechar el poema a mediados del XII porque a Alfonso VI se le llama Buen Emperador,  epíteto lexicalizado a su muerte: el poema se escribiría entre 1157 y 1200. Per Abbat lo  copió en 1207. En cuanto al autor, se apunta que fue escrito hacia 1140 por un vecino de  Medinaceli tras la muerte del Çid en el 1099. 

La trama avanza por la honra, que sufre dos grandes hundimientos, en el destierro y en la  afrenta de Corpes, y dos grandes cumbres, cuando se resarce de las dos afrentas, como  guerrero y como padre, gracias a Alfonso VI y las Cortes.  

En cuanto a los personajes, de Rodrigo Díaz de Vivar, el Çid, no se cuenta ni su infancia  ni su adolescencia, como era habitual en la épica. Se retrata como un personaje muy  humano: se recalca su condición de padre y esposo. Es un infanzón y, por tanto, está por  debajo de la alta nobleza y


llega a emparentarse con los reyes por méritos propios, no por  su sangre. Además, tiene una serie de carácterísticas que lo marcan como héroe: es  mesurado, no pasional; tiene sapientia, que no es sinónimo de cultura, sino de saber obrar  con sentido común y según se espera de él; posee fortitudo y es, después de vencedor,  ponderado con el enemigo. Literariamente se marca con el epíteto épico, el Çid, “mi  señor”, y con los signos externos propios del héroe: las barbas, las espadas Colada y  Tizona y su caballo Babieca, también con epíteto épico, corredor.  

Su familia juega un papel secundario y es pertinente para resaltar al buen padre y al buen  esposo. Doña Jimena, Doña Elvira y Doña Sol cumplen el tópico medieval de mujeres  sumisas, al servicio del héroe y sin personalidad.  

En cuanto a los cristianos-religiosos, Don Sancho, acoge a su familia y Don Jerónimo  Visqué de Perigord aparece como un cluniacense que impulsa el cristianismo en Valencia.  Los cristianos enemigos, García Ordóñez y los Infantes de Carrión, son de la alta nobleza  de los Benigómez, leoneses, e invierten todas las cualidades del Çid: de hecho, los propios  Infantes son geminados.  

Alfonso VI está por encima de todos: nunca es criticado y representa la Ira Regia.  

Los moros aparecen como dignos enemigos, además se les presenta con cotidianidad: él  es admirado por los musulmanes, conoce el árabe e incluso sus hijas son acogidas por  Abén Galvón tras la afrenta de Corpes.

P. MedievalLa prosa literaria (Don Juan Manuel) 

Extremo individualismo literario hasta el punto de dedicarse a la escritura  exclusivamente. Es la primera vez que esto sucede en las letras hispánicas: retoca  continuamente sus obras con sentido de propiedad intelectual; no cumple con la humilitas  propia de la retórica: finge desconocer el latín para mostrarse original y defiende la  primacía del castellano; otro rasgo de su individualismo es insertar sus obras en su tiempo  e insertarse él mismo como personaje. 

Libro de los ejemplo

s del conde Lucanor e de Petronio 

Consta de siete partes: en los dos prólogos alega que el libro está escrito para que el  hombre lo aproveche en este mundo


y guarde fama, hacienda y honra para salvar su alma.  Su público, no obstante, son los nobles: los temas tratan los problemas propios de estos y  las soluciones son propias de esta perspectiva.  

La primera parte es la que cuenta con mayor fama e influencia: estructuralmente responde  al conjunto de cuentos que están en función de uno principal que les sirve de marco. En  nuestro caso se trata de los ejemplos que Patronio le ofrece a su señor para ilustrar una  idea social. Esta idea social es de tipo práctica: siempre remite al ideal ético de su  estamento: salvar el alma cuidando en la tierra la fama, la hacienda y la honra.  

La lengua y estilo de la obra presenta una evolución de lo más fácil a lo más oscuro: lo  fácil serían los ejemplos, propios del adoctrinamiento directo; mientras que los proverbios  son orientados a la condición de élite culta de su estamento.

Utiliza el amplificador de repetición por variación (repetición léxica, sinónimos juntos,  enumeraciones…) acumulativos para aclarar o alargar los cuentos, y la abreviación para las  síntesis de verso y proverbios. La estructura de cada ejemplo es la siguiente:  

El Romancero ha sido considerado tradicionalmente como la principal manifestación de  la literatura popular española. Sus orígenes se remontan a la Edad Media y su vigencia  llega hasta nuestros días. Se trata de un amplio conjunto de composiciones llamadas  romances, poemas épicos, líricos o épico-líricos con un número indeterminado de versos  octosílabos con rima asonante en los pares, de esquema –a–a–a–a…  

Presentan formas y temas tradicionales, recogidos por el pueblo y transmitidos oralmente  de generación a generación hasta la actualidad. El Romancero se divide en dos grupos:  Romancero viejo y Romancero nuevo.

ROMANCERO VIEJO Es de carácter anónimo y abarca desde un  origen indeterminado hasta mediados del  Siglo XVI.  

Los romances más antiguos recogidos por  escrito en canciones datan del Siglo XV,  aunque es posible que existieran antes.

ROMANCERO NUEVO Son textos escritos desde mediados del  Siglo XVI por autores cultos (Góngora o  Lope de Vega,


entre otros muchos) a  imitación de los romances viejos.

A pesar de la diversidad de asuntos, podemos hablar de un estilo “romanceril”, común a  todas las composiciones. Entre sus carácterísticas destacan las siguientes:  

-Molde métrico único. Facilitaba el aprendizaje y su transmisión, lo que garantizó  su vitalidad histórica.

-Tendencia a la condensación. A lo largo del tiempo, los romances se despojan de  lo superfluo y de lo innecesario. Se trata de un proceso de selección y depuración que convierte a los romances en textos más poéticos cuanto más breves se hacen.

-Truncamiento. Con frecuencia desaparecen los planteamientos y los desenlaces  de la historia y solo queda el nudo o conflicto. Esta omisión aporta un halo  misterioso y legendario a las historias. 

– Frecuente presencia de arcaísmos.

-Uso peculiar de los verbos. Son frecuentes los cambios temporales (¿Qué castillos  son aquéllos? / Altos son y relucían).  

-Repetición, antítesis y enumeración. Recursos habituales, dado el origen oral de  estas composiciones.

– Ausencia de intención moralizante. 

Sobre el origen de los romances hay diversas teorías:  

– La teoría tradicionalista afirma que proceden de los cantares de gesta. Los juglares  repetirían las partes favoritas del público aislándolas del cantar; así, el verso  romance provendría de la división del verso épico en dos partes. 

– La teoría individualista defiende que los romances fueron compuestos por autores  anónimos, del mismo modo que cualquier otra obra poética. A favor de esta tesis  está el que los romances más antiguos no son de temática épica (por lo tanto, no  podrían proceder de cantares de gesta). 

Los romances se agrupan en ciclos, según su temática o fuente de inspiración. Los más  destacados son:  

– De tema épico nacional. Proceden de los cantares de gesta: Romance de los  Infantes de Lara 

– Inspirados en los mitos caballerescos. Ciclo carolingio (basado en las hazañas de  Carlomagno), ciclo bretón


(relacionados con las hazañas del rey Arturo) … 

– Fronterizos o de tema granadino. Narran sucesos ocurridos en la frontera entre  cristianos y musulmanes. Eran

contemporáneos a los hechos y, a veces, cumplían  una función informativa o propagandística.  

– Inspirados en la Biblia y en la Antigüedad clásica. Los asuntos religiosos no son  tan frecuentes. Suelen tener un carácter artificioso y erudito.  

– Épico-líricos. Son de temática inventada y en ellos se funden lo novelesco y la  expresividad lírica. 

La literatura tradicional es un género de historias transmitidas de generación en generación de boca en boca. En algún momento, estas historias son escritas y logran establecer cierta estructura, como las historias de los Hermanos Grimm, cuyos finales y detalles se cambiaron para que fueran más apropiadas para los niños modernos. La literatura tradicional puede incluir una variedad de tipos de historias, como leyendas, fábulas, adivinanzas, mitos, epopeyas y cuentos.

Tienen temas simples, como el bien contra el mal, débiles contra fuertes, o la belleza frente a la fealdad. La polarización de los opuestos sirve para destacar las virtudes y llamar la atención sobre sus cualidades. Estas carácterísticas opuestas a menudo se enfrentan entre sí en una batalla por el poder, el respeto o el amor. El tema guiará los elementos de la trama de la historia.

Los personajes son simples. Los protagonistas de la literatura tradicional, no son personajes matizados con personalidades complicadas. Es más probable que sean de una sola dimensión, ya sean buenos o malos, polos opuestos así que las decisiones entre ellos deben estar claras para los niños y adultos por igual. Con opuestos simples, los oyentes y los lectores deben poder relacionarse con un personaje y la esperanza de emular un buen personaje.

Debido a que estas historias se pasan de boca en boca, los elementos de la trama son sencillos pero no cambian. En todos los cuentos de hadas, el bien y la belleza siempre triunfarán sobre el mal y la fealdad. 

La literatura tradicional está situada en un momento y lugar ambiguo o indeterminado. Debido a que los temas y personajes de estas historias deben tener un atractivo universal, el ajuste se deja vago con el fin de facilitar la relación de las personas con los personajes. Usar un escenario específico podría alienar al lector.


personajes de estas historias deben tener un atractivo universal, el ajuste se deja vago con el fin de facilitar la relación de las personas con los personajes. Usar un escenario específico podría alienar al lector.

La poesía popular ( tradicional ) son una serie de poemas y canciones que la gente conoce, recita y los canta. Muchas de estas obras se van transmitiendo de generaciones en generaciones, por lo que en muchos casos se va olvidando del autor.

Las carácterísticas principalmente son los generales, es decir, muchas de las obras los comparten, pero no son criterios estrictos que se han seguido.

Su transmisión es oral a través del canto y la rima

Las obras son tradicionales, es decir, se transmiten de generación en generación

Las obras son anónimas, a medida que pasa el tiempo, lo modifican de distinta manera, y por ello se pierde el conocimiento del autor original

Existen varias versiones, debido a la modificaciones que se le hacen, pues aparecen muchas versiones

Las poesías populares o tradicionales son composiciones con versos cortos, muy musicales y fáciles de memorizar. Este tipo de obras se utilizaron mucho para entretener a la población. Dentro de la poesía popular destacamos la canción y el romance

Son poemas en los que se cuentan historias que les suceden a algunos personajes, es decir, son composiciones narrativas donde hay un narrador y unos personajes.

La temática al principio eran hazañas heroicas o legendarias, pero con el tiempo lo cambiaron por el amor, la libertad, etc.

Carácterísticas de los romances populares o tradicionales: Versos octosílabos y pares. Rima asonante ( Solo riman las vocales )

La temática es el amor, la libertad, las hazañas heroicas, etc.

Conclusión, la poesía popular son una serie de poemas y canciones de diferentes temáticas con el objetivo de entretener al público. También en la poesía, se suelen emplear diferentes recursos, llamados recursos estilísticos,


con los que llaman la atención de público y mejoran el entretenimiento.

El concepto de cantar de gesta se utiliza para nombrar a una clase de texto épico que, en la Edad Media, se usaba para narrar las aventuras de un héroe. Estas obras permitían la representación y la difusión de los modelos de una cultura o de un pueblo. Son poemas de gran extensión que tienen a un personaje mitológico o histórico como protagonista. Por lo general cuentan con una extensión de más de 2.000 versos, llegando en algunos casos hasta los 20.000.

Algunos cantares de gesta presentaban resúMenes de los hechos previos en ciertos fragmentos. De esta forma permitían que los oyentes tuvieran presentes los sucesos que habían sido narrados con anterioridad, o incluso facilitaban que se incorporen más personas al recital en cuestión.

Con respecto a los juglares, debemos recordar que eran quienes divulgaban las obras de forma oral a lo largo de los siglos XI y XII, y lo hacían precisamente por la imposibilidad de leer y escribir antes mencionada de la sociedad en general. La agrupación de los cantares se hacía en tiradas, cuya longitud en versos variaba, ya que se establecía una relación entre aquellos que tuviesen la misma asonancia al cabo de cada verso, así como por su significado.