El teatro desde los 40 hasta la actualidad

    Respecto a la década de los 40, diremos que la Guerra Civil supuso una ruptura en el teatro español, debido a que los grandes renovadores de la escena habían muerto durante la durante la misma o se habían exiliado. El teatro en el exilio tuvo un condicionamiento: el escritor español pertenecía a una cultura diferente que la del público del país que le acogía. Por ello, los dramaturgos exiliados tuvieron tres opciones: seguir cultivando los temas de España, escribir dramas atemporales o escribir teatro para el nuevo público. Los autores más destacados del teatro español fuera de España son: Alberti (con “Noche de guerra en el Museo del Prado” y “El adefesio”), Casona (con “La barca sin pescador” y “La dama del alba”) y Max Aub (con “San Juan”). Por otro lado, el teatro dentro de España se caracterizó por: buscar el entretenimiento (sigue la línea del teatro cómico), plasmar losvalores tradicionales, proponer una crítica contenida centrada en las costumbres de la clase media, y presentar un final feliz. Comotemas más importantes tenemos: el mundo real (se trata la desavenencia amorosa, la infidelidad o los problemas económicos) y elmundo poético (mundo fantástico que distorsiona la realidad). El estilo tiene estas carácterísticas: se persigue el cultivo de piezas redondas (piezas “bien hechas”), los ambientes y personajes son burgueses, y se utilizan técnicas cinematográficas. Como autores, destacan: Calvo Sotelo, Luca de Tena, Pemán, Poncela, Mihura o Benavente.
En ladécada de los 50, aparecierontres tipos de teatro: teatro de herederos; teatro cómico; y teatro existencial-

Social

Elteatro de herederosse caracterizó por: dar importancia a lapieza bien hecha; ser un divertidoespejo de la realidad; ser unteatro evasivo y crítico, en el que se difunde el orden social establecido; utilizartécnicas cinematográficas; y por aparecer lacomedia rosa. Los autores y obras más importantes son:Ruiz Iriarte(con “Juegos de niños”),Alejandro Casona(con “Los árboles mueren de pie”), Luca de Tena (con “¿Dónde vas Alfonso XII?”) yCalvo Sotelo(con “La muralla”). Elteatro cómico, por su parte, es unteatro evasivoen el que sehilvanaban escenas costumbristas y sucesos más o menos inverosímiles, constituyendo elnuevo astracán, en el que se utiliza unlenguajelleno de equívocos, juegos de palabras y chistes. Los autores y obras más significativas son:Poncela(con “Eloísa está debajo de un almendro” y “Los habitantes de la casa deshabitada”),Mihura (con “Tres sombreros de copa” y “El caso de la mujer asesinadita”) yAlejandro Casona(con “La dama de Alba”). Por último, en elteatro existencial-socialaparece la atención por lagente que sufre, tratando los dramas deindagar la realidadparacriticar situaciones injustas. Los autores y obras más destacadas son:Alfonso Sastres(con “Escuadra hacia la muerte” y “La mordaza”) yBuero Vallejo(con “Historia de una escalera” y “En la ardiente oscuridad”).
En ladécada de los 60, distinguimosdos tiposde teatro: teatro de protesta y teatro comercial. Elteatro de protesta, que rechazó el teatro del absurdo, secaracterizópor: tratar temas sociales; ser realista; y utilizar un lenguaje violento, directo y sin eufemismos. Entre los autores más destacados sobresalen:Muñiz(con “El grillo”),Olmo(con “La camisa”),Martín Recuerda(con “Los salvajes de Puente San Gil”),Alfonso Sastre(con “En la red”), yBuero Vallejo(con “El tragaluz”, “El concierto de san Ovidio” y “La fundación”). Por otro lado, elteatro comercialse redujo a un mero objeto de consumo y, por eso, se inhibe ante los problemas que España tiene planteados, enmascarándose la realidad. Entre los autores destacan:Alfonso Paso(con “Vamos a contar mentiras”),Alonso Millán(con “Ya tenemos chica”), yAntonio Gala(con “Los verdes campos del Edén” o “El sol en el hormiguero”).
 Fue, sobre todo, en la década de los 70 y en adelante cuando la apertura de la censura franquista permitíó la entrada de corrientes europeas, como el teatro de Bertolt Brecht o el teatro del absurdo de Ionesco o Beckett. Estas influencias fueron fundamentales para la creación de obras que intentaron oponerse a los cánones establecidos. A partir de 1975, se consolidan los teatros independientes y proliferan las compañías de aficionados. La evolución teatral se tradujo en innovaciones escenográficas. Así, fueron muchos los dramaturgos de este periodo, destacando un teatro realista y un teatro más vanguardista. En el teatro realistadestacaron: José Sanchis Sinisterra (con “¡Ay, Carmela!”), José Luis Alonso de Santos (con “La estanquera de Vallecas” y “Bajarse al moro”), Albert Boadella (fundó la compañía Els Joglars y destacó por “Yo tengo un tío en América”), Fernando Fernán Gómez (con “Las bicicletas son para el verano”) y Manuel Martínez Mediero (con “El último gallinero”). Por otra parte, en el teatro vanguardistadestacaron: Luis Riaza (con “Retrato de dama con perrito”), Francisco Nieva (con “Los españoles bajo tierra” y “Es bueno no tener cabeza”) y diversas compañías teatrales independientes (destacan: Els Comediants, La Fura dels Baus, La Cuadra y Dagoll Dagom).