Empresa mercantil

La inversión es la utilización de fondos financieros para adquirir bienes de producción con el objetivo de aumentar la capacidad productiva de la empresa.

Hay dos tipos:

  • Inversión Económica: es la adquisición de bienes de producción (capital productivo de la empresa) con el fin de producir otros bienes.

  • Inversión financiera: es la compra de títulos ( acciones, obligaciones…) por parte de un inversor con la finalidad de obtener una renta en un futur

  • Clases de inversiones permanentes:

  • Inversiones de renovación o de reemplazo: su finalidad es sustituir equipos desgastados o estropeados. Dado que el capital productivo se deteriora con el tiempo hay que renovarlo.

  • Inversiones de expansión o ampliación: se añaden nuevos equipos a los ya existentes y así incrementar la capacidad de producción.

  • Inversiones de modernización o innovación: con ellas se trata de sustituir equipos que funcionan por otros a los que se le añaden mejoras tecnológicas con los que se pretende reducir costes o mejorar la calidad de los productos. Los equipos son sustituidos porque se han quedado obsoletos.

  • Inversiones en I+D+i: búsqueda de nuevos productos o de técnicas productivas más eficientes.

  • Inversiones de carácter social o medioambiental: realizadas con la finalidad de mejorar las condiciones de trabajo de los empleados así como de demostrar responsabilidad social.

  • Criterios de selección de inversiones: el van.

El valor neto de una inversión (VAN) es el valor actualizado de los rendimientos netos esperados de una inversión. Se obtiene calculando la diferencia entre el


desembolso inicial y el valor actualizado de los flujos netos de caja que genera la inversión. Según el criterio, el requisito para que interese la inversión es que su valor sea positivo.

  • VAN: valor actual neto.

  • A: valor del desembolso requerido por la inversión (aparece con signo negativo para señalar que se trata de salida de dinero)

  • Q¡: Flujos de caja de cada periodo ( su signo es positivo porque suponen entradas de dinero siempre que los cobros sean mayores que los gastos.

  • K: actualización o descuento aplicable a la inversión. Representa el coste del dinero o tipo de interés de mercado y lo determina el empresario para cada inversión considerando lo que le cuesta el dinero a la empresa. 

Si el valor del van es positivo, es decir, mayor que cero, se podría decir que la inversión interesa. Si por el contrario es menor que cero, no interesa y si es igual a cero es  indiferente, es decir, nos dará igual invertir o no.


LA TASA INTERNA DE RENTABILIDAD: EL TIR 

Representa la ganancia obtenida por cada euro invertido en un proyecto. Se obtiene como aquel valor de k o tipo de actualización que hace que el VAN sea igual a cero. Según este criterio, el requisito para que la inversión sea factible es que su valor sea superior al coste del dinero o tipo de interés del mercado.CsCGciKv-exRHz9ZCUgTxwGGh3xCaa9qGqC1GjD_pWI0bil8qkF4xQDOGJX6yh_VocLPPPlSuROf1ZRX98zduYlGEKRrpUzhcc-wATWUXd25hL-C4uLgNz3W1UwXlBkNGeKGvjb6

  • Si r > k = interesa la inversión

  • Si r < k = no interesa la inversión

Si r = k = indiferente



El plazo de recuperación es el periodo de tiempo que tarda la empresa en recuperar la cantidad invertida. Se calcula sumando los sucesivos flujos de caja hasta llegar a igualar el desembolso inicial.

VENTAJAS: 

  • Su sencillez.

INCONVENIENTES:

  • No tiene en cuenta que los flujos de caja se producen en distintos momentos del tiempo, es decir, no considera la pérdida del valor del dinero a lo largo del tiempo.

  • No considera la totalidad de los flujos de caja de la inversión, ya que ignora los flujos que se generan a posteridad del plazo de recuperación. 

Es decir es un criterio poco riguroso y por esto poco fiable, se usa cuando lo que interesa es recuperar el dinero invertido lo antes posible.

EL PATRIMONIO DE LA EMPRESA 

El patrimonio es el conjunto de bienes, derechos y obligaciones de una empresa en un momento determinado y que constituye los medios económicos y financieros con los que trata de cumplir sus objetivos.

El patrimonio neto de una empresa se halla sumando el valor de sus bienes y derechos y restando a la cantidad obtenida el valor de sus obligaciones (deudas).

ELEMENTOS Y MASAS PATRIMONIALES

Los elementos patrimoniales son los distintos bienes, derechos y obligaciones que forman el patrimonio. Según su naturaleza podemos agruparlos en diferentes funciones dentro de la empresa. Estas agrupaciones se denominan masas patrimoniales o conjunto de elementos ligados entre si por alguna carácterística común.


El activo agrupa aquellos elementos que significan bienes y derechos propiedad de la empresa, son los elementos que la empresa ha ido adquiriendo a medida de que ha ido desarrollando su actividad.

El patrimonio neto y el pasivo son elementos aportados por sus propietarios o procedentes de fuentes ajenas a la empresa, nos habla de cómo se financia la empresa. Es decir, la procedencia de los distintos recursos financieros que utiliza la empresa, tanto propios (neto) como ajenos (deudas o pasivos).

CRITERIOS DE CLASIFICACIÓN DEL ACTIVO 

Activo no corriente: conjunto de elementos patrimoniales cuya función es asegurar la vida de la empresa. Están ligados a la empresa de forma duradera y representan sus inversiones permanentes (se denominan también inmovilizados). Son elementos para utilizarse y no venderse.

Activo corriente: son los elementos que ayudan a asegurar el ciclo de vida de la empresa. Están ligados al ciclo de la empresa y constituyen sus inversiones de funcionamiento. Son elementos que están sujetos a un continuo proceso de renovación. Son elementos que están hechos para transformarse y venderse

.CRITERIOS DE CLASIFICACIÓN DEL PATRIMONIO NETO Y DEL PASIVO

Patrimonio neto: son los fondos propios, el capital aportado por los socios o propietarios de la empresa, así como las reservas constituidas con beneficios obtenidos y no repartidos. Incluye también el resultado del ejercicio.

Pasivo: formado por las deudas a las que la empresa deberá hacer frente y se divide según el plazo de devolución, se distingue entre:

  • Pasivo no corriente: son deudas con vencimiento a más de un año.

  • Pasivo corriente: obligaciones de pago que tiene que hacer la empresa en menos de un año.