La Celestina actos

EL TEATRO EN EL Siglo XV: La Celestina

La complejidad de La Celestina se asocia a aspectos diversos, como la autoría, las ediciones, el título, el género al que pertenece…

EDICIONES:


Escrita a finales del Siglo XV, La Celestina evolucionará en su forma desde la primera edición conservada, de 1499. Las fases del texto son:


1499, Burgos. Primera edición conocida, aunque algunos expertos la consideran falsa. El único ejemplar conservado carece de la primera hoja y, por tanto, del título. Consta de dieciséis actos y no incluye el nombre del autor.


1500, Toledo. Para muchos, la primera auténtica. Mantiene el mismo número de actos y se titula Comedia de Calisto y Melibea
. En esta versión se incluyen los preliminares (una carta del autor a un amigo, unos versos acrósticos que muestran el nombre del autor…) y unos versos al final, escritos por el humanista Alonso de Proaza, que nos explica, entre otras cosas, cómo el nombre del autor se esconde tras los versos acrósticos. Esta edición tiene las mismas carácterísticas que la edición de Sevilla (1501)


1507, Zaragoza. Se compone de veintiún actos: los cinco nuevos se intercalan entre el XIV y el XV, y en ellos se desarrolla el proceso amoroso de los protagonistas. Además, se incluyen algunos retoques y un prólogo. Su título es Tragicomedia de Calisto y Melibea
. Se trata de la primera edición completa y fiable de la Tragicomedia, aunque quizás se hicieran otras antes.

En algunas ediciones posteriores, en el título, se añadirá el nombre de Celestina. Hoy en día el libro se conoce como La Celestina
.

1.2. EL AUTOR:

Habitualmente se atribuye la autoría de La Celestina a Fernando de Rojas. En los versos acrósticos leemos el mensaje: “El bachiller Fernando de Rojas acabó la Comedia de Calisto y Melibea y fue nascido en la Puebla de Montalbán”. Si Fernando de Rojas “acabó” la Comedia, alguien la había empezado. Se barajan nombres como Juan de Mena y Rodrigo Cota.

GÉNERO: LA COMEDIA HUMANÍSTICA


La crítica discute si se trata de una novela dialogada o de una obra teatral asociada al género de la comedia humanística, que imitaba la comedia latina clásica. Algunas de sus carácterísticas son: el reflejo de la vida de los grupos sociales humildes; la variedad de los diálogos, que van desde lo coloquial hasta lo culto; los cambios arbitrarios de espacio y tiempo.

La gran extensión de la obra hace difícil su representación, pero sin duda Rojas la situaba en la órbita del teatro, ya que la titula comedia o tragicomedia, la divide en actos y la escribe de forma dialogada.

ARGUMENTO:


Calisto se enamora de Melibea y, para conseguir su amor, acude a las artes de la bruja y alcahueta Celestina, por recomendación de su criado Sempronio. Pármeno, otro de sus criados, aconseja a Calisto que no haga tratos con Celestina, pero finalmente se pasa al bando de esta, atraído por la prostituta Areúsa, cuyos amores le promete la vieja alcahueta.

Celestina atrae a Melibea a su terreno y esta termina entregándose a Calisto, quien premia a la mediadora con una cadena de oro. Celestina se niega a compartir con Sempronio y Pármeno las ganancias, y estos la matan, pero luego son ajusticiados. Areúsa y Elicia, sus amantes, culpan a Calisto de todos los males y, por ello, contratan a Centurio para que lleve a cabo la venganza. Una noche, estando con Melibea, Calisto oye un altercado en la calle y se apresura a bajar para ayudar a sus criados. Accidentalmente, cae de la escala y muere en el acto. Al conocer su muerte, Melibea se arroja desde una torre de su casa.

PERSONAJES


Pertenecen a diferentes grupos sociales y muestran la complejidad de la sociedad. Es uno de sus rasgos más significativos, ya que en la literatura medieval no es común que los seres marginales cobren protagonismo, a la vez que aporta un tono realista a la historia. Así, la obra será el precedente del género celestinesco y de la literatura picaresca.

Dentro de las clases altas encontramos a Calisto, Melibea, Pleberio y Alisa.


Calisto es un caballero ocioso y egoísta que sólo se mueve por sus propios intereses, ligados, durante toda la obra, a conseguir el amor de Melibea. No le importan los medios para conseguir sus propósitos, por eso recurrirá a la alcahueta Celestina.


Melibea se nos presenta al principio como una dama distante y esquiva, que pronto caerá en las redes de la lujuria, tras la mediación de Celestina. Tras la muerte de Calisto, siente que la vida no tiene interés y se suicida.


Pleberio y Alisa, los padres de Melibea, representan una autoridad paterna poco rigurosa, que siguen tratando a su hija como una niña. Pleberio no es un padre autoritario, sino que se siente cercano a ella y le dará gran libertad. Por ello, su gran lamento final, tras el suicidio de su hija.

Dentro de las clases bajas encontramos a Celestina, Sempronio, Pármeno, Elicia y Areúsa.


Celestina es la figura central de la obra. Alrededor se mueven todos los demás personajes. Celestina es un ser sin escrúpulos, una alcahueta falsa, hipócrita y astuta que se muestra humilde ante los poderosos, a quienes desprecia y de cuyas debilidades se aprovecha.


Sempronio y Pármeno, los criados de Calisto. Sempronio no duda en ponerse del lado de Celestina y Pármeno tendrá que ser convencido (Celestina le ofrece el amor de Areúsa).


Elicia y Areúsa, prostitutas y amantes de Sempronio y Pármeno, contribuirán, alimentadas por su odio hacia Melibea y su afán de venganza por la muerte de sus dos amigos, al trágico final.

1.6. LENGUAJE Y ESTILO:

Para distinguir los dos mundos, los personajes se identifican por su forma de hablar. Así, los parlamentos de los nobles son cultos y pomposos, con referencias históricas y con predominio de la retórica (sobre todo Calisto), con muchos cultismos. En cambio, los personajes de clase baja hablan de forma llana y vivaz, salpicados de chistes, insultos, coloquialismos y refranes.

1.7. MEDIEVALISMO Y HUMANISMO:

La Celestina es una obra a medio camino entre la mentalidad medieval y la renacentista. El punto de partida está anclado en la comedia latina Pamphilus, en la que se cuenta la consecución de una dama por parte de un galán con la ayuda de una vieja intermediaria.

A esta trama medieval hay que añadir el marcado tono moralizante de la obra, que sirve para avisar de que el amor pasional lleva a un final trágico. Además, encontramos el lamento final de Pleberio, en el que apreciamos el tópico medieval de considerar el mundo un valle de lágrimas.

Por otro lado, es innegable el tono humanista en la exaltación del placer y en el carácter mundano y pagano de los personajes, más apegados a lo real que a lo ideal. Una evidente muestra del paganismo renacentista de la obra es que Calisto coloca a Melibea por encima de Dios.


1.8. ÉXITO Y TRASCENDENCIA DE La Celestina:

La obra tuvo un éxito enorme e inmediato, con más de 80 ediciones y con muchas traducciones ya en el XVI. Además, tendrá un gran número de continuaciones e imitaciones, e influirá en la picaresca. Entre las continuaciones cabe destacar la Segunda comedia de Celestina, de Feliciano de Silva, y entre las imitaciones, destaca El Retrato de la Lozana andaluza, de Francisco Delicado, que narra las andanzas de una prostituta y su criado en la ciudad de Roma.