La segunda república española 4 el triunfo de la derecha: el bienio radical-cedista a


14-4 LA SEGUNDA REPÚBLICA: EL BIENIO RADICAL-CEDISTA. LA REVOLUCIÓN DE 1934. LAS ELECCIONES DE 1936 Y EL FRENTE POPULAR
La II República (1931-1936)
proclamada el 14-Abril-1931, pasó por un periodo reformista (1931-1933)
que llegó a su fin con las elecciones de Noviembre-1933, en las que triunfaron la CEDA y el Partido Radical de Lerroux.

Se inicia el Bienio radical-cedista (1933-1936), Alcalá-Zamora llamó a Lerroux a formar gobierno, apoyado por la CEDA.
Aplicaron un programa de rectificación legislativa del bienio anterior:
Paralizaron la reforma agraria y la militar, y pusieron en destinos claves a militares antiazañistas (Goded, Mola, Franco…);
amnistiaron a los golpistas de la Sanjurjada, redujeron el presupuesto de educación y devolvieron la enseñanza a la Iglesia; y bloquearon los Estatutos de autonomía, paralizando el vasco y en tensión con la Generalitat.

Durante 1934 el país se polarizó entre las derechas y las izquierdas.
En la derecha estaba la CEDA de Gil Robles, los monárquicos de Renovación Española, la derecha republicana y los radicales.

La izquierda republicana se reconstruye tras el fracaso electoral, en torno a Azaña surge Izquierda Republicana, Martínez Barrio funda Uníón Republicana;
Pero el movimiento obrero se radicalizó, al PSOE se le uníó UGT preparando una revolución en caso de que la CEDA llegase al gobierno; el PCE comenzó a colaborar con los socialistas sumándose los nacionalistas de Esquerra;
La CNT quedó al margen.
La revolución de Octubre de 1934 fue el momento más crítico de la Segunda República.
El programa de rectificación, enfrentamientos callejeros, violencia verbal en la prensa y las Cortes, tensión entre patronos y trabajadores y huelga general de campesinos (Junio), crearon una situación explosiva.

La CEDA presionaba para entrar en el gobierno, y esa posibilidad desde la izquierda se veía como el triunfo del fascismo, ya que la CEDA no ocultaba su admiración por la Alemania de Hitler.
El 4 de Octubre
se formó un nuevo Gobierno con tres miembros de la CEDA, socialistas y ugetistas lo consideraron una agresión a la República y cursaron orden de huelga general revolucionaria, adquiriendo carácter de insurrección popular en Asturias, Cataluña y País Vasco.

Lluís Companys proclamó el Estado catalán dentro de la República federal española, el ejército logró la rendición de la Generalitat y el Gobierno suspendíó el Estatuto. En 12 días acabaron con la insurrección salvo en Asturias, el Gobierno recurríó a legionarios dirigidos por Franco, que sofocaron la insurrección con más de mil muertos en combates y represaliados posteriores por toda España.
La segunda etapa del Bienio (1934-1936)
, estuvo marcado por los sucesos de Octubre-1934.
El débil Gobierno estuvo en crisis permanente.

La CEDA se fue debilitando, y a su derecha surgíó la coalición antirrepublicana del Bloque Nacional de Calvo Sotelo.
La crisis definitiva llegó en Octubre-1935 con el escándalo del straperlo y asunto Nombela, Lerroux dimitíó sustituido por Portela Valladares, convocando elecciones para Febrero-1936.

En Enero de 1936 se firmó el pacto de constitución del Frente Popular, integraba a republicanos, socialistas, nacionalistas, comunistas y el POUM. Su programa incluía: amnistía para los insurrectos de 1934, deponer a los despedidos por causas políticas, reforma del Tribunal de Garantías Constitucionales, continuación de la reforma agraria, educativa y social, y sujeción del Banco de España al interés público.
El Frente Popular consiguió la mayoría absoluta en las elecciones de Febrero de 1936, y puso en marcha el programa anunciado: decretó una amplia amnistía;
Se restablecíó el Estatuto y el Parlamento catalán, e iniciaron los de Euskadi y Galicia; se reanudó la reforma agraria.
Azaña envió a los generales más sospechosos a puestos alejados de Madrid.
Las nuevas Cortes destituyeron a Alcalá-Zamora como presidente, sustituido por Azaña, y como jefe de Gobierno Casares Quiroga.

Surgieron diferencias internas, los socialistas no participaron en el Gobierno, CNT y UGT se lanzaron a una ofensiva (ocupación de tierras); y la derecha conspiraba contra el Gobierno, Mola, apoyado por el carlismo en Navarra, se erigíó en director de la conspiración.
El deterioro del orden público crecía, se incrementó el terrorismo, las huelgas aumentaban y los parlamentarios se amenazaban.

El golpe militar se precipitó a raíz del asesinato el 12 de Julio del guardia de asalto José Castillo, en respuesta de madrugada fue asesinado Calvo Sotelo.

El doble crimen sirvió como argumento para justificar la sublevación militar, el 17 de Julio de 1936 la guarnición de Melilla se sublevó y declaró el estado de guerra.