Resumen el gobierno de Suárez 1977 1979

ANÁLISIS
El tema que nos presenta el texto no es otro que algunos artículos de la propia Constitución.
Las ideas principales podemos resumirlas en: España se constituye en una Estado social y
democrático, la soberanía reside en el pueblo español, la forma política del Estados será la
Monarquía Parlamentaria, posibilidad de configurar autonomías y el respeto de los derechos
históricos de algunos territorios. Se añaden dos disposiciones finales que afecta a la foralidad
de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa.
El texto que se nos presenta para comentar hace referencia a una serie de artículos de la
citada Constitución de 1978 aprobada por el pueblo en el referéndum del 6 de Diciembre de ese
mismo año.
El artículo
1 hace referencia a la configuración de España como un Estado social y democrático
en el cual existen una serie de derecho como la libertad, la igualdad, el pluralismo político…
este es, el reconocimiento de los derechos individuales de la persona. Se reconoce, por otra
parte, al pueblo español como único depositario de la soberanía nacional y a la Monarquía
Parlamentaria como la forma política de organizar el Estado.
Los artículos 66.1, 98,1 y 117,1 hacen referencia a los tradicionales “poderes” del Estado. Se
indica que están separados. El poder legislativo se aplica a las Cortes generales como
representación del pueblo aceptando un sistema “bicameral”. El poder ejecutivo queda en
manos del gobierno compuesto, especialmente, por el Presidente y los ministros. El poder
judicial estará en manos de unos jueces independientes, inamovibles, responsables y
sometidos únicamente al Imperio de la ley.
El articulo 143.1 es uno de los más significativos por cuanto indica que los territorios pueden
constituirse en Comunidades Autónomas señalando algunas de las carácterísticas (“provincias
limítrofes con carácterísticas históricas, culturales y económicas comunes”) que deben reunir y
la normativa a la que deben someterse “a lo previsto en este Título y en los respectivos
Estatutos”.
Las dos Disposiciones Finales hacen referencia a Euskadi y Navarra. En la primera de ellas (la
Adicional) se reconocen los derechos históricos de estos territorios (sin especificar en qué
consisten) y la posibilidad de acomodarlos al momento presente dentro de los límites de la
Constitución y del propio Estatuto. La segunda disposición (la Derogatoria) hace referencia a
los Decretos emanados tras la primera y tercera Guerra Carlista y que supusieron algunos
retoques (1839) y la supresión (1876) de los Fueros.

CONTEXTUALIZACIÓN
Tras la muerte de Franco en 1975 se inició en España la transición a la democracia. El Jefe de
Gobierno (Carlos Arias Navarro) presenta su dimisión al Rey y, en su lugar, es nombrado Don
Adolfo Suárez. Uno de sus grandes logros fue la aprobación de la Ley para la Reforma Política,
pieza clave para la transición. Supuso desarmar el régimen franquista y comenzar a montar las
bases de un sistema democrático. Las Cortes franquistas aprobaron dicha Ley mediante la cual
se disolvían para configurar otras elegidas por el pueblo. La Ley fue aprobada por gran mayoría
de las Cortes.
En 1977 se convocaron elecciones generales y constituyentes (las primeras desde 1936), en
las cuales llegó a votar el 78 % del electorado. Triunfó (de forma relativa) la UCD (partido
formado por una gran diversidad de personas y tendencias en torno al propia Adolfo Suárez),
seguido del PSOE. Los nacionalistas obtuvieron una buena (aunque relativa) representación,
siendo el más perjudicado el PCE. Ni la extrema derecha ni la Democracia Cristiana obtuvieron
representación.
Uno de los más graves problemas con los que tropezó este primer gobierno fue la aguda crisis
económica. Adolfo Suárez negoció con los partidos políticos, sindicatos y empresarios y logró
la firma de los llamados “Pactos de la Moncloa” mediante los cuales se sacrificaron las
reivindicaciones sociales para asentar la democracia. Sin duda que fue el segundo de los
éxitos de Adolfo Suárez.
Con estos mimbres se dispuso el Parlamento a dotar a España de una Constitución. Para ello,
nombró una Comisión representativa de los partidos parlamentarios. Logrado el consenso entre
esta comisión, la tramitación de su proyecto fue rápida. Fue aprobada en 1978.
CONCLUSIONES
1.- Tras la muerte de Franco, una de las principales tareas que se impone el nuevo Gobierno,
presidido por Adolfo Suárez, es la reconstrucción de la vida democrática de España. La Ley
para la Reforma Política, los Pactos de la Moncloa y la legalización de la mayoría de los
Partidos Políticos hicieron posible la convocatoria de las elecciones de 1977. Constituidas
estas, se dedicarán a la elaboración de la Constitución.
2) De acuerdo a los capítulos estudiados se aceptan los más esenciales derechos
democráticos, tanto individuales como colectivos o territoriales. Una monarquía parlamentaria,
la soberanía popular, un sistema bicameral y la división de poderes se señalán en los artículos
precedentes.
3) Para tranquilizar a la minoría vasca se aprobarán las dos Disposiciones finales que no
lograrán, en el referéndum posterior, el voto positivo en Euskadi donde la abstención alcanzó
más del 55% de la población con derecho a voto.
4) La Constitución de 1978, a pesar de algunos tenues intentos, permanece intocable desde
entonces aunque en nuestros días se alzan muchas voces requiriendo algunas modificaciones.