Sociedad ilustrada

 se desenvolvíó en un escenario de crisis internacional sus principales problemas no vinieron tanto de la situación exterior, como del comportamiento de los agentes internos. La desconfianza y el boicot de terratenientes y capitalistas, por un lado, y la radicalización y conflictividad social de campesinos y obreros, por otro, se reforzaron mutuamente y generaron un clima de incertidumbre poco propicio para el desarrollo de la economía.

133

Las relaciones exteriores estuvieron marcadas por el acuerdo con USA que permitía a Estados Unidos tener bases militares en la Península a cambio de ayuda económica y seguridad: el régimen franquista se consolidaba como bastión anticomunista en el contexto de la Guerra Fría y se abre a las inversiones exteriores por obra del Plan de Estabilización de los tecnócratas del Opus Dei. Sin embargo, otros asuntos de la política exterior de esa época no fueron tan exitosos: la negociación para entrar en la Comunidad Económica Europea (hoy Uníón Europea) no avanzó mucho, la descolonización de Gibraltar por Reino Unido también se estancó y, por último,   España tiene que ceder Sidi Ifni a Marruecos tras diversos incidentes bélicos con este país y reconocer la independencia de Guinea Ecuatorial.-El Plan de Estabilización de los ministros tecnócratas del Opus Dei y la bonanza de una coyuntura internacional expansiva muy favorable favorecieron un importante crecimiento económico en España. La economía española se va a liberalizar recortando el gasto público y disminuyendo el intervencionismo estatal, a la vez que se abría a las inversiones exteriores. Casi todos los indicadores económicos son muy positivos. La industrias y los servicios van a conocer un rápido crecimiento, en especial el turismo (Spain is different). El crecimiento se intentó planificar por medio de los Planes de Desarrollo, pero no funcionaron, generando importantes desequilibrios entre las distintas regiones del país. Estos cambios económicos van a producir intensos movimientos migratorios del campo a la ciudad (éxodo rural), de unas regiones a otras (a Cataluña, País Vasco y Madrid, sobre todo) y a Europa (“Vente a Alemania, Pepe”). El paro era una palabra casi desconocida.-Estos cambios económicos provocaron, a su vez, transformaciones sociales y políticas. En el ámbito político, el régimen continúa en su empeño de dar una cierta imagen de normalidad en el exterior y sigue su institucionalización con la aprobación por referéndum (sin garantías ni libertades) de la Ley Orgánica del Estado (LOE). A pesar de esos intentos de dar una cierta imagen de normalidad en el exterior, la realidad es que el régimen era profundamente inmovilista y que no hubo cambios reales de fondo. Por ejemplo, se aprueba la Ley de Prensa de Manuel Fraga Iribarne (Ministro de Información y Turismo) que supuso el paso de la censura a la autocensura: el periodista se hacía responsable de lo que escribía. Previendo la muerte del dictador, en 1969 se designaba a Juan Carlos de Borbón sucesor de Franco a título de rey. Pero la sociedad había cambiado y comenzó a surgir, o reforzarse, la oposición en el interior: la Iglesia Católica sufre una cierta renovación tras el Concilio Vaticano II lo que supone un cierto distanciamiento y tensiones entre la Iglesia y el régimen (“Tarancón al paredón”). El 1959 un grupo de jóvenes del PNV se escinde del partido y crean una nueva organización, ETA, que va tener una gran repercusión en el futuro. También se van a extender y profundizar las protestas obreras, ahora ya con un cariz político exigiendo libertades.-España también vivíó profundos cambios sociales. Los cambios demográficos fueron muy importantes: la población va a crecer exponencialmente (boom demográfico) por la disminución de la tasa de mortalidad y el mantenimiento (e, incluso, ligera alza) de la natalidad y el aumento de la esperanza de vida. También los movimientos migratorios van a ser considerables generando, entre otras consecuencias, desequilibrios y desigualdades entre las regiones. Sin embargo, los servicios públicos (Educación, Sanidad, …) y la vivienda no crecieron a la vez que las necesidades sociales derivadas del aumento poblacional. Muchos barrios nacieron y crecieron sin equipamientos sociales, provocando un auge del movimiento vecinal. Sin embargo, y a pesar de todo, aparece en España la sociedad de consumo: casi todas las familias dispónían de electrodomésticos, coche, televisor, … Si aunamos todos estos factores (llegada masiva de turistas de otros países, movilidad geográfica, …), tenemos que van a cambiar las costumbres y mentalidades: nuevas modas en la música y el vestir, alejamiento social de la Iglesia nacionalcatólica, nuevas pautas de relaciones entre chicos y chicas, etc.-En resumen, la sociedad cambiaba a marchas forzadas pero el régimen se quedaba anclado en el pasado, estático como una estatua de sal. Su final era sólo cuestión de tiempo.