Teatro experimental y simbolista

Antonio Buero Vallejo:


Es un autor trágico y para él la tragedia tiene doble función: inquietar y curar. Buero pretende que los espectadores se consuelen. Nunca pretende provocar la irritación.

Temática general:

Sus obras tienen mucho de investigación y desvelamiento de las limitaciones de la personalidad humana: la búsqueda de libertad, felicidad, autenticidad, pero dentro de su mundo cotidiano concreto, nunca en abstracto. Esta temática la enfoca en el plano existencial y social.

Trayectoria:

Se distinguen 3 etapas: +La primera: Predomina en ella el enfoque existencial. Historia de una escalera en donde presenta a 3 generaciones de varias familias modestas, con todos sus problemas de frustración, tanto por el peso del medio social como por la debilidad de los personajes. +La segunda: Es paralela al Realismo social, ahora insiste más en las relaciones entre el individuo y su entorno. Los actos individuales quedan marcados en un tiempo y unas estructuras sociales concretas. En esta época cultiva el drama histórico( Las Meninas y El tragaluz). +La tercera: Se considera como de continuación de la etapa anterior. Destacan obras como la llegada de los dioses. Lo más destacable es que los contenidos sociales y políticos se hacen más explícitas, y en cuanto a la técnica es primordial el desarrollo que alcanzan los llamados efectos de inmersión.

El teatro desde el Siglo XX hasta 1939:

Está muy condicionado por los intereses comerciales, se coarta la libertad ideológica, con escasa crítica social y política, y se buscan montajes sencillos.

Teatro Triunfante:

+La comedia burguesa de Jacinto Benavente, premio Nobel español en 1922, no ahonda en las preocupaciones burguesas ni en la crítica social, destacan Los intereses creados y La malquerida. +El teatro poético en verso, mezcla de Romanticismo y Modernismo abordó temas históricos o fantásticos, destacan Eduardo Marquina (En  Flandes se ha puesto el sol), Francisco Villaespesa (Aben-Humeya) y los Hermanos Machado (Las Adelfas). +El teatro cómico con música, canto y baile buscando la risa fácil. Representado por Carlos Arniches (El santo de la Isidra), Pedro Muñoz Seca (La venganza de don Mendo) y los hermanos Álvarez Quintero (Mariquilla terremoto).

Teatrro renovador:


+Tras algunos intentos renovadores de la mano de Jacinto Grau o Gómez de la Serna destacan autores de la generación del 98. Unamuno crea un teatro desnudo de toda retórica y ornamentación escénica, esquemático y con pocos personajes, pero con densos diálogos sobre la lucha entre el sentimiento y razón o la búsqueda del yo en obras como Fedra o El otro. +Azorín luchó con la estética naturalista con un teatro antirrealista que incluyera lo subsconciente y lo fantástico. Destacó la importancia del diálogo natural para tratar temas de la felicidad, el tiempo y la muerte. Es famosa su trilogía Lo Invisible. + Valle Inclán crea un teatro en libertad más hecho para ser leído que representado por su complejidad. Su obra se divide en ciclos: Modernista, Mítico, De la Farsa y Ciclo esperpéntico. + Federico García Lorca impulsa el teatro total que partía de tres principios: la poetización del lenguaje y los recursos escénicos, acercar el teatro al pueblo e integrar las nuevas tendencias vanguardistas, su obra se clasifica en tres bloques: Las farsas, Teatro surrealista y las tragedias de ambiente rural. +Durante la Guerra Civil continúan algunas líneas dramáticas como sainetes, comedia burguesa, Drama testimonial de la época y Teatro de circunstancias o de urgencia. +Tras la Guerra Civil autores innovadores han muerto, muchos huyen al exilio y otros que se quedan sufren la censura y el llamado exilio interior.

El teatro desde 1939 hasta nuestros días:

El teatro es el género más afectado negativamente por la Guerra Civil, durante el régimen franquista diferentes tendencias reflejan la evolución política e intelectual del país.

Teatro de posguerra:

1.
Los autores del teatro en el exilio no podrán ver sus obras representadas en España hasta finales de los 60. Destacan Rafael Alberti Max Aub, Alejandro Casona y Pedro Salinas.

2

Hasta los años 50 predomina un teatro conservador que pretende entretener y moralizar, se cultiva el sainete costumbrista y el drama burgués. La crítica de las costumbres es muy superficial y nunca hiere al espectador, destacan Juan Ignacio Luca de Tena, José María Pemán y Joaquín Calvo Sotelo.

3

Cierta innovación representa el teatro del humor sin acidez y bienpensante de Jardiel Poncela y Miguel Mihura.


4.El teatro del comrpomiso surge a finales de los 40 con Historia de una escalera, destaca Antonio Buero Vallejo y Alfonso sastre.
5. El teatro realista cristaliza en los 60 con autores como Laura Olmo.
6.A finales de los años 60, se desarrolla el teatro vanguardista con dos tendencias; en la tendencia experimental, Francisco Nieva, incluye erotismo, absurdo y técnicas cinematográficas y surrealistas. Fernando Arrabal, José Rubia y Miguel Romero.
7.Desde finales de los 70 surge el teatro independiente, menos comercial, busca nuevas formas de expresión a nivel textual y escénico.

8

En la democracia, confluyen todas las tendencias. Hay un teatro underground y alternativo, que o no se presenta o lo hace en salas pequeñas. Se funda la compañia Nacional de Teatro Clásico y se recupera a los exiliados. Los realistas siguen teniendo éxito. En nuestros días hay dos líneas diferenciadas: la realista y la vanguardista. Los neorrealistas ambientan sus obras tanto en el presente como en el pasado histórico y los neovanguardistas hacen montajes espectáculo, por ej: La Fura dels Baus.