Vocabulario(Filosofia 3)

Desde el muno de la cultural existe una ruptura con todo el ornde establecido. Estos artístas no dejan de demostrar un claro talante aristocrático y elitista. Es el modelo del bohemio, alguien que renuncia a vivir conforme a los valores de la sociedad, que considera mas allá del bien y del mal y que busca experiencias nuevas, ya sea en el alcohol, drogas,etc…

La música de Wegner alcanza la apoteosis con su Concepción del drama musical como unión de todas las artes. Nuestro autor mantuvo una profunda admiración y amistad hacia este musico para mas tarde distanciarse de el por el cambio de música que hizo.

La filosofía nietzscheana la constituye la lectura del pensamiento griego(autores griegos). Esta lectura esta guaida por la relación entre el ideal apolíneo. El pensamiento de Nietzsche se sitúa en pleno debate cultural del Siglo XIX, entre en pensamiento de Kant y la criatura humana como voluntad, Schopenhauer es su gran obra contrapone dos ámbitos del ser: el ser en si y el ser tal como el ser hunano se lo representa. Pero el ser en si, para este, es lo que el llama voluntad, el deseo humano y de poder sobre la naturaleza y el resto de humanos. La voluntad trata de expresar la idea de que els er es una fuerza ciega, caótica, constructora y destructora a la vez, pero que se puede cambiar y se autoconsume en su incensante movimiento de autofirmacion y de crecimiento.

Recibe una importante influencia del pensamiento evolucionista de Darwin. Trata de redescubrir el componente biológico del ser human y su parentesco con el resto de especies. Este pensamiento lleva a ofrecer una visión diferente de la historia de la humanidad, proporcionando la idea de una posible alternativa biológica, a una criatura humana degenerada por la cultura.

Vocabulario:


Idiosincrasia:


lo utiliza con una intención peyorativa, tiene su significado habitual del peculiaridad pero remarcando lo que hay en ella de idiota. Este termino viene de dos palabras griegas que significan “propio” y “temperamento”; se trata del carácter propio , de lo que identifica y lo distingue de los demás.

Egipticismo:


Es la Concepción estática, la petrificación y la negación del tiempo. Esta es la critica que hace a los filósofos dogmáticos , idealistas platónicos, que consideran la realidad como algo ya consumado, sin tener en cuenta que las cosas se están creando y destruyendo. Esta ceguera les lleva a afirmar que solo es lo que esta quieto y no diviene. Lo que deviene no es.

Monótono-teísmo:


Expresión irónica para referirise a la Concepción estática cristiana, que es un tedioso y monótono teísmo.

“Mundo verdadero”:


Es una ficción, es el resultado de las lucubraciones alejadas de la realidad que lleva a cabo la metafísica. Nietzsche lleva a cabo en el texto una reivindicaion de los resntidos, el único como existente es el que nos muestran los sentidos. El mundo “verdader” de la razón es una mentira.

Conceptos supremos:


la filosofía no ha tratado tradicionalmente de la cosas concretas, sino de conceptos que engloban a una multiplicidad de individuos bajo una “unidad” ilustoria. Las diferencias quedan olvidadas en este modo de pensar. Los “conceptos supremos“son imágenes vacías, abstracciones que ocupan un lugar en el que antes había intuiciones.


“Causa de si mismo”(causa sui):


Es una expresión de la “filosofía escolática”. Hablando con propiedad, solo es aplicable a Dios, ya que es el único ser que tiene en si su propia causa, los demás seres provienen de otros.

Valores:


Se trata del punto de vista con el que la vida se afirma a si misma. No hay actividad vital, desde la propia de las plantas a los seres superiores, que no consista en establecer, erigir, asegurar, etc.. O en el peor de los casos , derribar varlores. Vivir es valora desde el protozoo o la ameba hasta el ser humano. El sentido mas propiamente nietzscheano de lo que entiende por valor tiene que ver con el aumento a la disminución de la actividad vital.

“Devenido”:


“llegar a ser”. Dios es el único ser no-devenido, ya que siempre ha exisitido y siempre existirá.


“Ens realissimum”:


Dios es el único ser perfecto y necesarion, frente al resto de los seres que son contingentes.


“Gramática”:


la razón nos lleva a utilizar un lenguaje donde las palabras olvidan su carácter metafórico y quieren suplantar a las cosas, y nos vemos atrapados por sulogica, su regla, su gramática, a ver  las cosas como las representa el lenguaje. Acabamos viendo causas, sustancias, sujetos, etc.. Y añadimos ser a entidades que solo son palabras. Mientras que el lenguaje este teñido de las categorías de la razón, exisitrian instrumentos para engañarnos respecto a la realidad. Por eso, aunque nos deshagamos del concepto de Dios, va a ser difícil que volvamos al único mundo exitente, porque continuaremos creyendo en la gramática, que es una verdadera “metafísica del pueblo”.

Vida:


la vida es uno de los conceptos claves del pensaminento de Nietzsche. Vida, tomando como modelo la huma y extendiendo, el modelo a toda la escala de los seres naturales, es aumento o disminución de poder. Vida es así voludnad de querer, de poder , de crecer y afianzarse en lso procesos propios de cada especie de seres. Vivir seria simpre querer vivir mas, mas intensa y profundamente. La vida no tiene tanto que ver con la biografía como con la biología. Tiene mas que ver con como la vida vive en nosotros , que con cómo lo vivimos individualmente. Porque, de alguna manera, la vida vive en nosotros, atraviesa nuestra biografía , se desparrama mas allá de un individuo que habita un espacio y un tiempo determinado, para ser vida común, colectiva, etc.. Con todo ser natural, compartida en un ámbito cósmico.

“Instinto de decadence”:


es el Nihilismo, el destino de la cultura europea. Designa el triunfo de una seria de valores, propios de la moral de los exclavos, del democratismo moderno, de la tendencia a la igualación por abjo , del desprecio de los que se esfuerzan por ser mejores, que llevan al desánimo y a la total vanidad de la cultura. Según el diagnóstico de Nietzsche, el final del Siglo XIX es el momento en el que se agudiza esa ausencia de principios retctores de la vida cultural, social, política, de la humanidad en su conjunto. Desde determinado punto de vista, el fin de siglo en el que vivimos nosotros se parece mucho al que nuestro autor presintió como culminación de un siglo cuya confianza inicial fue definitivamente olvidada por los graves problemas que la humanidad tenia y tiene planteados.