El teatro desde los 40 hasta la actualidad

Tema 10. El teatro desde la década de los setenta a la actualidad. José Luis Alonso de Santos. EL TEATRO INNOVADOR DE LOS SETENTA La temática de este nuevo teatro gira en tomo a la falta de libertad, la injusticia y la alienación. En lo referido a su tratamiento  dramático, se sustituye el enfoque realista por un enfoque simbólico.Se recurre a la farsa, a lo grotesco, a deformaciones esperpénticas; se da entrada a lo alucinante y a lo onírico (todo ello realzado por la escenografía). El lenguaje, por su parte, junto a tonos directos, acude al tono poético, y se cultivan los recursos extraverbales (sonoros, visuales, corporales, etc.), inspirándose en la comedia musical, la revista y el circo. El teatro de Fernando Arrabal, que optó por continuar su producción en Francia. Destaca su concepto del “teatro pánico”, que le lleva a conciliar lo  absurdo con lo cruel e irónico, identificando el arte con el acto vivido. Obras en esta línea serían Pic-Nic, El cementerio de automóviles o El  Arquitecto y el Emperador de Asiria. Posteriormente su teatro adquirirá tonos políticos de lucha: Teatro de guerrilla; Oye, Patria, en España hasta la llegada de la democracia. El teatro de Francisco Nieva, por su parte, presenta como tema básico el de la sociedad, que degrada al ser humano al impedir el desarrollo de  sus necesidades profundas. En su producción se pueden distinguir tres géneros: a) teatro furioso (Pelo de tormenta), b) teatro de farsa y calamidad (Malditas sean Coronada y sus hijas), y c) teatro de crónica y estampa (Sombra y quimera de Larra). Dentro del teatro de carácter innovador también  resulta destacable un grupo de autores conocidos como “nuevos autores”, en los que destaca el empleo del simbolismo. Autores de este grupo serían José Ruibal (El hombre y la mosca), Manuel Martínez Mediero (El último gallinero) o Antonio Martínez Ballesteros (Orestiada39). Por otra parte, dentro de la búsqueda de un teatro renovador, a partir de principios de los 70 sur los grupos de teatro independiente, al margen  de las cadenas comerciales y creados para vencer inercias y limitaciones. Destaca en este sentido la aportación de los grupos catalanes Els joglars, Els Comediants, Tricicle y La Fura dels Baus, y de los madrileños Los goliardos, Tábano o el TEI (Teatro Experimental Independiente). LAS ÚLTIMAS DRAMATURGIAS Con la llegada de la democracia surgíó una nueva hornada de autores que abordaron temas contemporáneos, habitualmente en tono de comedia, aunque, a veces, con ribetes trágicos. Destacan los siguientes: José Sanchis Sinisterra.Su obra de más éxito, ¡Ay, Carmela!, pretende reivindicar la memoria histórica como atributo de la dignidad. Es un drama sobre el teatro en la Guerra Civil. Otras obras de este autor son Los figurantes o  El lector por horas. Fermín Cabal. Tú estás loco, Briones  presenta a un falangista de línea dura que, descontento con los cambios en España y tras montar varios escándalos en su trabajo, es internado en un psiquiátrico. En Esta noche,  gran velada, Kid, un boxeador, va a competir por el título europeo contra Alarcón. Vade retro! Plantea el conflicto entre dos frailes de edades dispares que aparentemente simbolizan la tradición y la rebeldía, pero en realidad son trasuntos de la compleja condición humana. Fernando Fernán Gómez. Miembro de la Real Academia Española, quizá su obra de mayor importancia fue Las bicicletas  son para el verano, en la que representa la honda marca que supuso el estallido de la Guerra Civil en la existencia de una humilde familia de Madrid. Del rey Ordás y su  infamia. Ambientada en un imaginario reino medieval, cuenta la historia de la obsesión que un rey siente por su hija adolescente Delgadina. JOSÉ Luis ALONSO DE SANTOS Nace en Valladolid y desde 1959 vive en Madrid, donde se licenció en Ciencias de la Información y  Filosofía y Letras, y cursó estudios teatrales en el Teatro Estudio de Madrid. Su carrera teatral se inició en 1964 en los grupos de Teatro Independiente, donde trabajó como actor, director y dramaturgo. Ha sido director de la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, (y Catedrático d Escritura Dramática), y director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico.  Es autor de cerca de cincuenta obras, estrenadas con gran éxito de crítica y público, entre las que destacan: Bajarse al moro, La estanquera de Vallecas y Salvajes (las tres llevadas al cine, ¡Viva el duque, nuestro dueño!, El álbum familiar, Pares y Nines, Fuera de quicio, Trampa para pájaros, En manos del enemigo y En el oscuro corazón del bosque. ¡Viva el duque, nuestro dueño!, ambientada en la España de 1680, narra la historia de un grupo de cómicos que han de representar una pieza de teatro ante el Duque de Simancas. Bajarse al moro constituye una parodia de la estructura social a través de situaciones cómicas y trágicas. En La estanquera de Vallecas, Leandro, un albañil en paro, entra en un estanco del barrio madrileño de Vallecas con intención de perpetrar un atraco, pero la inesperada reacción de la estanquera, se lo impide.