La conquista romana de la península ibérica

La conquista debe enmarcarse en la pugna entre Roma y Cartago por el control del Mediterráneo occidental. La toma de Sagunto por Aníbal respondiendo al incumplimiento del tratado del Ebro, fue la excusa que Roma utilizó para iniciar la Segunda Guerra Púnica, con el desembarco en Ampurias dirigido por Cornelio Escipión. La parte oriental de la península se anexiona mediante alianzas con los locales. La conquista del interior en cambio es la más cruenta (154-133), debido a la resistencia de Sigue leyendo